blog jose maria esteban 01

Con un poco de suerte y paciencia recuperaremos la mayor parte de las fotos perdidas.

Hay muchas causas por las que podemos perder las fotos que hemos tomado; la más común borrar o formatear la tarjeta accidentalmente, pero también podemos tener problemas por un virus, por un error en la tarjeta que no permita grabar o ver las fotos, por apagar la cámara mientras estaba grabando un archivo, por retirar la tarjeta con la cámara encendida o incluso por un exceso de calor o frío.

Cuando una tarjeta de memoria está dañada o borramos sus archivos, los datos seguirán en la tarjeta hasta que se sustituyan por otros archivos; es decir, perdemos la foto que hemos borrado en el momento en que hacemos otra foto y esta se almacena en el mismo lugar que estaba la borrada. Por tanto es muy importante no seguir haciendo fotos con la misma tarjeta si pretendemos recuperar algún archivo.

blog jose maria esteban

Para recuperar las fotos perdidas, lo más importante es no perder la calma, no improvisar y tener presentes las siguientes recomendaciones.

Lo primero, analizar la tarjeta de memoria desde un PC mediante un adaptador de tarjetas. No es recomendable hacer esta operación con la tarjeta en la cámara accediendo mediante una conexión USB puesto que para acceder a estos archivos deberemos de utilizar algún software desarrollado específicamente para tal fin. Os propongo algunos gratuitos con los que he conseguido buenos resultados.

RECUVA: Recupera todo tipo de archivos de forma rápida y sencilla y permite previsualizar las fotos antes de su recuperación.

ZAR: Más potente pero más lento que el anterior. Hace un análisis mucho más profundo y es muy recomendable si la tarjeta está dañada.

CARD RECOVERY: Es el que más tiempo tarda en analizar los datos, pero es realmente efectivo incluso con tarjetas que el ordenador no reconoce.

Todas estas opciones son gratuitas o en DEMO aunque hay muchas otras alternativas de pago.

Y por último, me permito daros algunos consejos para no correr riesgos.

  • Utiliza memorias y tarjetas de clase 10 con una calidad contrastada; serán más caras pero tardarán menos en grabar las fotos y serán mucho más fiables. Algunas tarjetas profesionales incorporan software propio de recuperación de datos.
  • No sacar la tarjeta inmediatamente después de hacer una foto. Si trabajamos con tarjetas lentas posiblemente siga grabando datos.
  • En cuanto puedas, vuelca las fotos al ordenador.
  • Es muy recomendable utilizar los estuches de fábrica para guardar las tarjetas de memoria. Las protegerán de golpes y de la humedad.

Comentarios cerrados.